LOG IN


Coronavirus Advisory

Directivas Para La Uncion De Los Enfermos

Dado en Savannah, Georgia, el 27 de marzo, 2020.

Informado por recomendaciones de mejores prácticas de profesionales de la salud, incluyendo el Dr. Anthony Costrini, Jefe de Ética del Hospital Saint Joseph/Candler, la Diócesis de Savannah ha establecido la siguiente guía para el clero que ejerce el ministerio sacramental durante este tiempo del brote del COVID-19 (coronavirus) a personas portadoras o posibles portadoras del COVID-19.

RESTRICCIONES PARA QUIEN PUEDE CUMPLIR ESTE MINISTERIO:

  • Ningún sacerdote o diacono en alto riesgo (es decir, mayores de 60 años).
  • Ningún sacerdote o diacono con alguna enfermedad crónica que lo ponga en alto riesgo. Por ejemplo: hipertensión, diabetes, enfermedad de Crohn, cáncer, artritis reumatoide, asma, EPOC, o enfermedades de corazón.
  • Estas restricciones siguen las directivas de salud que indican que personas más jóvenes y saludables tienen un riesgo menor de contraer un caso grave de COVID-19.

SACRAMENTO DE LA UNCION DE LOS ENFERMOS

  • Si se realiza en un hospital o centro de salud, prevalecen las pautas establecidas por la institución, incluyendo las vestimentas requeridas. Tener en cuenta que la mayoría de hospitales y centros de salud actualmente prohíben las visitas pastorales lo cual impide nuestra habilidad de celebrar el sacramento de la Unción de los Enfermos. Debemos acatar estas directivas porque son para nuestra propia salud y seguridad.
  • Si no es posible realizar una visita pastoral, encontrar una manera creativa de comunicarse con el paciente (es decir, llamada telefónica, video llamada, etc.).
  • Si no se realiza en un hospital o centro de salud:
    • Si es posible, utilizar guantes de látex a menos que el paciente o sacerdote tenga una sensibilidad alérgica al látex.
    • Adicionalmente, si es posible, utilizar un protector para los ojos (gafas serían suficientes). Las gafas o protectores de ojos se pueden reutilizar, siempre y cuando se limpien inmediatame
  • Todo artículo litúrgico debe ser desinfectado antes de entrar en el hogar (contenedor de aceite, ritual, píxide, etc.) y después de salir. Use toallitas de lejía o desinfectante.  
  • La unción se puede hacer con un hisopo de punta de algodón o con una bola de algodón que se debe quemar o enterrar después de su uso.
  • No contaminar el óleo sagrado. Para cada unción, utilizar una nueva bola de algodón o hisopo y aceite nuevo en el algodón. (También es permitido utilizar una bola de algodón y no el dedo para ungir al paciente). En el caso de necesidad pastoral, no es necesario ungir las manos.
  • Si el sacerdote utiliza guantes, estos deben ser quemados o enterrados después de la visita.
  • Si se da la Santa Comunión, esta debe ser distribuida en las manos.
  • Mantener distancia (seis pies) de toda persona en la habitación, excepto el paciente.
  • No ofrecer consuelo con contacto físico.
Los hospitales, asilos, y hogares de ancianos ya tienen procesos claros y eficaces establecidos por lo cual sacerdotes permitidos a ingresar a estos establecimientos no tendrán que permanecer en cuarentena después de ungir a alguien con coronavirus en estas instituciones.

MINISTERIO DE VISITAS

Se recomienda a todo párroco que suspenda todo ministerio de visita y administración de la Santa Comunión a los enfermos en casa, en asilos, hogares de ancianos, y hospitales por Ministros Extraordinarios de la Santa Comunión. Si usted es parte de este ministerio o actividad, considere por favor llamar por teléfono a aquellos que visita en lugar de hacer la habitual visita personal. Para emergencias que requieren una visita del sacerdote o la Unción de los Enfermos, el clero tomará la decisión de cómo proceder.