LOG IN


Coronavirus Advisory

la dispensa de la obligación de asistir a la Misa dominical

24 de septiembre de 2020

Mis queridos hermanos y hermanas de la diócesis de Savannah:

Quiero agradecerles por sus buenos deseos y oraciones en los días previos a mi Ordenación e Instalación como el decimoquinto Obispo de Savannah. Les escribo, ahora que asumo mis nuevas responsabilidades, para actualizarlos sobre cómo nuestra diócesis avanza en medio la pandemia.

Aun cuando desde principios de agosto el número de casos nuevos de COVID-19 en Georgia ha disminuido en más de un 50% (la media de siete días reportada el 1 de agosto fue de 3,551 casos y de 1,724 el 20 de septiembre), nosotros seguimos cautelosos y preocupados por la salud de todos. Por consiguiente, he decidido extender la dispensa de la obligación de asistir a la Misa dominical hasta el final del año litúrgico que coincide con la solemnidad de Cristo Rey que se celebrará el 22 de noviembre de 2020.

Quiero agradecer a las parroquias de nuestra diócesis por los esfuerzos adicionales que han realizado para garantizar la seguridad de nuestros fieles y simultáneamente ofrecer sus servicios durante estos últimos meses. Desde su reapertura a principios de junio, no se han reportado brotes de COVID-19 que se hayan originado en nuestras parroquias. Felicito a los párrocos por su liderazgo en el establecimiento de medidas que proporcionan ambientes saludables para el culto, y les pido a todos que permanezcan vigilantes mientras continuamos este camino juntos. Muchísimas gracias a todos aquellos que no solo han vuelto a las iglesias a adorar al Señor, sino que también siguen las directrices y protocolos establecidos por sus párrocos. Durante el poco tiempo que tengo de estar aquí, me ha impresionado ver el interés que existe por amar a Dios y al prójimo.

Les pido que nos unamos en oración por todos aquellos que han sido afectados por esta pandemia y por los encargados de cuidar a los enfermos. También pedimos por los funcionarios de salud pública y dirigentes civiles para que siempre busquen el bien común. Oramos por aquellos que anhelan regresar a la santa Misa y a los sacramentos, pero que no pueden hacerlo debido a su edad o problemas de salud. Que su anhelo sea recompensado por Dios Todopoderoso, que él derrame sobre ellos su gracia y los llene de esperanza. Al mismo tiempo, quiero animar a aquellos que no tienen ningún impedimento a que vuelvan a la Misa en persona cuando se sientan listos y cómodos. Su familia parroquial los necesita y los extraña.

A los que están renuentes o que por algún motivo no pueden asistir a la Misa o a eventos parroquiales, les pido que ¡continúen alimentando su fe! Ver la transmisión de la Misa en vivo es solo una parte de la ecuación. Consideren profundizar su relación con nuestra Madre Santísima rezando un rosario diario o visitando su iglesia parroquial en horas de poco tráfico para orar en privado. Otra opción es participar en programas de formación o estudios bíblicos ofrecidos en español por la oficina del Ministerio Hispano de nuestra diócesis, www.radiomisioncatolica.com www.formed.org y www.ascensionpress.com

Recordemos que sin importar si nos quedamos en casa o no, tenemos que continuar cuidando nuestra vida espiritual y nuestra relación con Jesucristo y la Iglesia. Como lo hemos hecho desde el comienzo de la pandemia, pidámosle a nuestra Madre María que cuide e interceda por nosotros para que podamos estar sanos de cuerpo y alma. Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, ¡ruega por nosotros! Quiero que sepan que estaré orando todos los días por ustedes, por sus seres queridos y por sus intenciones. Aprecio sus oraciones por mí y por todas las personas en la Diócesis de Savannah. Unámonos en oración todos los días y ¡alegrémonos siempre en el Señor!

Sinceramente suyo en Cristo,

Reverendísimo Monseñor Stephen D. Parkes, D.D.
Obispo de Savannah